¡Conquistando el Cerro de Colores en Cusco!


Estaba súper emocionado por mi visita al Cerro de Colores o también conocido como Vinicunca, esto implicaba estar preparado física y mentalmente, ya que ascenderíamos a más de 5,000 m.s.n.m., haría frío, faltaría el oxígeno, pero en mí estaban las ganas de conquistar esta Montaña de Siete Colores.

Mi día empezó levantándome muy temprano porque a las tres de la mañana debía estar en la Plaza de Armas de Cusco, desde donde partimos hacia Vinicunca. Éramos un grupo de 25 personas, yo el único peruano y el resto extranjeros. Estábamos más que preparados, además la organización fue precavida, pues llevaba balones de oxígeno y el botiquín de primeros auxilios. También nos acompañaba un guía, un cocinero y dos asistentes.

Dejamos Cusco y nos esperaban aproximadamente tres horas de viaje en carro para nuestra primera parada que sería el desayuno. Entre las cuatro y cinco de la mañana sentí el frío más intenso, ¡estábamos a dos grados! 

Al promediar las 5:30 de la mañana, empezaba a aclarar y ver los paisajes que ofrecía la ruta hacia el Cerro de Colores, eran espectacular. Esos amaneceres no me los quitará nadie de mi cabeza. A las 6:30 a.m. hicimos la primera parada para tomar el desayuno que nos ofreció la organización que habíamos contratado. Cuando bajamos del carro, hacía demasiado frío. Un té, café, manzanilla o lo que fuese con agua hirviendo era lo que todos queríamos tomar. 


Después del desayuno, retomamos la ruta. Estábamos a escasos 15 minutos de llegar al lugar desde donde empezaríamos el ascenso hacia el Cerro de Colores. 

¡Empezamos el ascenso! Estábamos a casi 4,000 m.s.n.m. y era momento de iniciar la caminata de siete kilómetros y medio que duraría entre dos horas y media y tres horas y media dependiendo del estado físico de cada uno. 

En el trayecto íbamos encontrando riachuelos, además también había llamas y alpacas que se encontraban pasteando en ese momento. Por otro lado, uno podía optar por hacer casi todo el ascenso en caballo, sin embargo, la idea era subir todo lo que podamos caminando.


El primer kilómetro de ascenso lo hice sin problemas, desde el kilómetro dos empecé a sentir complicaciones, pero lo podía sobrellevar. Para esto, el guía que nos acompañaba nos iba dando consejos de cómo subir y también nos invitaba hoja de coca. En el kilómetro cinco de la subida, tuvimos una parada de varios minutos, pues muchos estábamos cansados. Yo opté por subir un kilómetro y medio en caballo, esto sería para recuperarme mientras ascendía. Por lo general, los caballos solo pueden llegar hasta el kilómetro 6,5. El último kilómetro fue el que más me costó, pero estaba en mí superar esta prueba. Después de un poco más de tres horas y media de haber empezado con el trekking, llegué al Cerro de Colores. 


La gente que ya estaba en la cima te recibía con aplausos, pues para muchos no es tan fácil hacer este ascenso. Estos aplausos y ver la Montaña Siete Colores o también llamado Cerro de Colores fue muy gratificante. Era sentarse, entre descansar y apreciar esta maravilla que tenemos en Cusco. 

La bajada sería más sencilla en teoría, y a pesar que las hice en poco más de dos horas. Los talones y las rodillas me fastidiaban mucho, pero por otro lado estaba el haber logrado llegar hasta el Cerro de Colores a más de 5,000 m.s.n.m. y esa experiencia quedará para siempre. 

Estas son las #ExperienciasQueInspiran a seguir viajando y recorriendo el Perú, no importa si hay que levantarse a las tres de la mañana y soportar los dos grados, porque estas aventuras con las que marcan la vida de una persona. Estos siete días en Cusco han sido realmente espectaculares. 

Agradecimientos: 

  • Casa Andina Hoteles, por hacerme parte de #HomeCasaAndina y ofrecerme una experiencia inolvidable durante mi estadía en Cusco.
  • Hilario Mamani, mi guía en esta aventura en Cusco. 
  • “Benito”, asistente que siempre estuvo dándome ánimos para llegar hasta la cima de Ausangate.










¡Sigue mis aventuras a través de mis redes sociales!

Contacto: contacto@juanoswa.com

Compartir:

Sobre el autor

Juan Oswaldo Vilela González, Bloguero de Turismo y Deportes de Aventura | Correo: contacto@juanoswa.com | Puedes seguir en Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y YouTube como: JUANOSWA