Desde que empecé a correr en el 2014, siempre quise cruzar la meta de alguna carrera de la mano con quien quiero compartir el resto de mi vida. Esto se hizo realidad 4 años después. ¡Melissa y yo corrimos juntos los 21K de la Lima 42K!

En febrero decidimos inscribirnos para los 21K de la Lima 42K y teníamos 2 meses y medio para prepararnos. A Melissa nunca le gustó correr pero quería hacer sus primeros 21K conmigo y en mi caso, yo me iba por mi tercera medio maratón. Aunque lo entrenamientos no fueron constantes por A o B motivo, siempre nos mentalizábamos en que sí lo íbamos a lograr. 

Empezamos el día a las 4:30 a.m. para desayunar y poder alistarnos para quedar listos para los 21K de la Lima 42K. Definitivamente un día que quedará marcada en nuestra historia.


Llegamos a nuestro corral asignado a las 6:20 a.m. para poder hacer nuestro calentamiento e ir mentalizándonos que en 3 horas teníamos que haber completado los 21K de la Lima 42K. Algo que sin duda ayudó muchísimo fue la buena vibra de toda la gente, que aunque no te conozca, con que te vieran con el polo de la carrera, te alentaban.  


Inició la carrera y lo primero que estaba planeado era no dejarnos llevar por toda la masa de corredores que salen disparados y se entiende porque la adrenalina va a mil, pero eso podía complicarnos al final del medio maratón. A pesar de eso, en el 3KM, Melissa empezó a sentirse algo mal y empecé a darle la motivación necesaria para seguir y poder completar los 21K de la Lima 42K. 


Ya por el 10KM, la mamá y abuela de Melissa nos esperaban. Verlas me dio un envión anímico tremendo, a Melissa imagino que mucho más. Poco más de 11KM nos separaban de superar esta carrera. 

Por el 14-15KM, ya por Magdalena, Melissa creía que ya no podía más, pero hacía que se sujete de mi brazo o polo para irla llevando a mi ritmo y que no se quede. En todo momento mi objetivo era cruzar la meta con ella y no la iba a dejar atrás.


Los últimos 2KM para completar los 21K de la Lima 42K, Melissa corría con el corazón y yo estaba a su lado apoyándola. ¡Cada vez faltaba menos para lograr el objetivo! Hasta que entramos a la recta final de Canaval y Moreyra, solo unos metros nos separaban del arco de llegada.

¡Llegamos y completamos los 21K de la Lima 42K! Una alegría y emoción tremenda sentimos ambos. Habíamos corrido juntos nuestros primeros 21K. Melissa había completado su primero medio maratón y yo mi tercera. Un abrazo de satisfacción por parte de ambos, una sensación única al recibir la medalla y la foto para el recuerdo no podía faltar. 

Aún no sabemos cuál será nuestra próxima carrera juntos pero en mi caso, después de haber corrido tres medio maratones, ya es momento de correr mi primera maratón. ¡Nos vemos el próximo año, Lima 42K!








¡Acompáñame en mis aventuras a través de mis redes sociales!

Instagram: @Juanoswa
Facebook: Juanoswa
Twitter: @Juanoswa
YouTube: Juanoswa
Correo: oswaldo@juanoswa.com